16 MIL AFICIONADOS ACUDEN PARA DESPEDIR A OLIVER PEREZ

Leandro Castro conectó cuadrangular de dos carreras y Humberto Mejía entrego cinco entradas de calidad desde la lomita, para que Toros de Tijuana le completara la limpia a Generales de Durango al vencerlos 5-2 en el “Día de Óliver Pérez”, que se desarrolló ante más de 16 mil aficionados reunidos en el Estadio Chevron.

El conjunto fronterizo dio por concluida la temporada regular en casa y con la victoria elevo su récord a 59-27, el mejor de toda la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) para mantenerse en la primera posición de la Zona Norte, con un juego de ventaja sobre Tecolotes de los Dos Laredos.

La ofensiva de Toros de Tijuana le completó la fiesta a Óliver Pérez en su último juego de temporada regular en casa, al atacar con dos carreras en la parte baja del segundo acto gracias al cuadrangular de Leandro Castro con Félix Pérez en tránsito. Fue el bombazo 18 en la campaña para el dominicano.

La “tropa” acortó distancia en su turno de la tercera ronda con sencillo de Alberth Martínez que hizo anotar a Aneury Tavárez, pero la “embestida” contestó rápido para recuperar lo perdido con elevado de sacrificio de Nick Williams que remolcó a Isaac Rodríguez de “pisa y corre” para el 3-1 en el fondo de ese mismo capítulo.

Michael Robles volvió a acercar al pelotón duranguense al pisar el pentágono con un rodado de Alay Lago a las paradas cortas durante la quinta vuelta, sin embargo, una vez más los bureles se separaron cuando Maxwell León dio fuerte batazo que no pudo controlar el pitcher Marco Antonio Rivas y en la jugada aprovechó Félix Pérez para subir el 4-2 al pizarrón en seis entradas completas.

La última carrera de temporada regular en el coloso de la Colonia Capistrano la anotó Nick Williams, quien arrancó desde la primera base para completar la vuelta en el doblete de Félix Pérez.

EN LA LOMITA

Humberto Mejía hizo su presentación con Toros de Tijuana y cumplió con una salida de calidad al dejar la lomita luego de cinco entradas de dos carreras, cinco hits, un par de bases por bolas y seis ponches.

El derecho panameño se acreditó el triunfo y dejó su récord en 3-4.

Para el sexto capítulo Öliver Pérez cumplió con el último relevo de temporada regular en su carrera en casa dentro de la LMB y lo hizo con tres ponches para retirarse al dugout con su “Último Salto”.

Del séptimo episodio se encargó Javy Guerra sin contratiempos, mientras que Sam Dyson se apuntó la octava tanda y Fernando Rodney apagó la luz con su salvamento 22 de la campaña.

Perdió Víctor Buelna quien lanzó cinco entradas y un tercio de cuatro carreras, seis imparables, tres pasaportes y la misma cantidad de chocolates. Dejó el juego en manos de los relevistas Marco Antonio Rivas, Ozzie Méndez y Edwin Valle


“EL ÚLTIMO SALTO”

La afición de Toros de Tijuana se entregó ayer a la celebración por el “Último Salto” que puso fin a la carrera de Óliver Perez en la temporada regular de LMB

Tijuana, B.C. (TorosDeTijuana.com-Armando Esquivel) 4 de octubre del 2022 – Todo lo que inicia tiene que terminar y Óliver Pérez está recorriendo los últimos kilómetros de un largo camino que lo llevó a convertirse en el jugador mexicano con más temporadas en Grandes Ligas.

El lanzador zurdo se elevó en el “Último Salto” con Toros de Tijuana en temporada regular, dando los toques finales a una de las mejores carreras para un jugador mexicano en la historia y la afición estaba preparada para reconocer y acompañar al sinaloense en la noche de celebración.

El “Día de Óliver Pérez” inició con una firma de autógrafos en la explanada del estadio Chevron, donde cientos de personas pudieron acercarse y obtener su rúbrica, una foto o cruzar palabras con el serpentinero que dirá adiós a la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) al final de la presente campaña.

Más tarde, en el terreno de juego ya lo esperaban sus padres Ismael Peña Ruiz y María Elena Martínez Beltrán, junto a su esposa Luz Gutiérrez y sus hijos Oliana, Óliver, Luciana y Máximo, quienes lo acompañaron para la celebración previo al arranque del tercer duelo de la serie contra Generales de Durango.

Óliver Pérez sería el encargado de lanzar la tradicional primera bola, sin embargo, fueron sus padres, quienes pasaron al centro del diamante para cumplir con el protocolo, mientras que el propio Óliver recibía los dos envíos.

El legendario lanzador recibió un reconocimiento de manos de Antonio Cano, director general de Toros de Tijuana y uno más por parte de aficionados que pudieron disfrutar de toda su carrera desde el debut con Padres de San Diego en 2002. Breda Flores, Araceli Rosales y Ricardo Torreblanca entregaron la placa en representación de sus compañeros.

El tradicional llamado a juego fue encargado a sus hijos Oliana, Óliver, Luciana y Máximo y lo hicieron de gran forma al gritar el coro el clásico “Vamos Toros, playball”.

Faltaba el colofón para cerrar las festividades y ese se vivió luego de caer el último out de la parte baja de la quinta entrada, al apagarse las candilejas para recibir a Óliver Pérez, quien emprendió su último recorrido del bullpen y lo hizo desde el jardín central, mientras sus compañeros lo esperaban todos vestidos con playeras alusivas a “The Last Jump”, frase célebre en su campaña de retiro.

Pérez recibió casacas conmemorativas de Toros de Tijuana, que fue entregada por el manejador Homar Rojas y de Generales de Durango a cargo del timonel Joe Álvarez y el coach Efrén Espinoza.

Del broche de oro se encargó Óliver Pérez en la parte alta del sexto episodio, al reportar el último relevo de temporada regular con los tres ponches que cerrarán su estadística en LMB.

La estafeta ya la dejó con la próxima generación de lanzadores mexicanos. Tienen un gran ejemplo a seguir y el camino ya fue trazado.

SE LE VA A EXTRAÑAR

Desde el 16 de junio del 2002 hasta el 24 de abril del 2022, Óliver Pérez llevó a México a lo más alto hasta completar un historial de veinte años con equipos como Padres, Piratas, Mets, Marineros, Diamantes, Astros, Nacionales e Indios.

El zurdo de Culiacán, Sinaloa, mostró todo su talento en Series del Caribe, en los cuatro Clásicos Mundial de Beisbol y en Juegos Olímpicos.

El beisbol le dio todo y Óliver le dio todo al beisbol.

Se te va a extrañar “Paisano” y en Tijuana siempre te vamos a recordar.

Gracias Óliver, que te vaya muy bien. El estadio Chevron siempre será tu casa y de toda tu familia.