DESMANTELAN A VAQUEROS UNION LAGUNA...OPINION DE CLAUDIO MARTINEZ SILVA

CON EL PREMISO RESPECTIVO DEL

GRAN AMIGO CLAUDIO MARTINEZ

SILVA REPRODUCIMOS SU COLUMNA

SOBRE LA ACTUAL SITUACION DE

VAQUEROS UNION LAGUNA.

Desprenderse de Francisco Lugo, Arthur Charles, Tomás Solís, Alejandro Martínez, José Manuel López y Héctor Villalobos, entre otros jugadores claves, viene a ser un claro indicativo de que la franquicia lagunera volverá a cambiar de propietarios, aunque el nuevo comprador tendrá que partir de un roster muy pobre, quizá tanto como el que heredaron los campeones Toros de Tijuana de los Petroleros de Minatitlán. Como se estila señalar, fuentes dignas de todo crédito indican que la compraventa ya se concretó y se hará oficial en las reuniones invernales que la primera semana de diciembre se van a celebrar en territorio estadounidense. El enojo de los aficionados laguneros poco a poco se transforma en la esperanza que el comprador por fin ponga atención al equipo y pueda integrar un roster altamente competitivo.

Pocas veces se produce un punto de vista unánime dentro de una afición, cuando opina sobre el inminente cambio de propietarios de su equipo. Todos los comentarios que se han leído y escuchado sobre el tema, son de alegría por el inicio de un nuevo capítulo en la era de Vaqueros Laguna, en donde las dos últimas temporadas la nave fue dejada a la deriva. Ahora viene una labor sumamente complicada, armar un roster competitivo en un periodo muy corto de tiempo; Tijuana regresó a la LMB en 2014 con un equipo completamente limitado, pero en base a un gran presupuesto y a un trabajo bien planificado, en este 2017 ya consiguieron el campeonato. Ahora la organización fronteriza se perfila para convertirse en la nueva potencia de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), aunque Monterrey, Monclova y Yucatán serán sus principales contendientes.

Al revisar las dos temporadas de Vaqueros bajo las riendas de Erick y Juan José Arellano Hernández, en resultados lo único rescatable son las 63 victorias que el equipo consiguió en 2016, y las 60 de la última temporada; el año anterior esa cifra alcanzó para calificar en cuarto lugar, pero en el primer play off los Sultanes de Monterrey les aplicaron la barredora. Este el equipo se quedaron cortos, principalmente por la sorprendente actuación de los Rieleros de Aguascalientes. Mario Mendoza inició 2016 como manager y salió con récord de 11-13; Vicente Palacios registró 5-3, para dar paso a Daniel Fernández, cuya marca fue de 48-34. En el debut de Ramón Orantes este 2017, el récord fue de 60-49 en ganados y perdidos. La característica principal de esta gestión fue la llegada de méxicoestadounidenses sin el nivel para ser auténticos refuerzos en la LMB.

Es muy complicado encontrar buenos resultados en un equipo, cuando no se tiene una buena base mexicana y se contratan “refuerzos” como Jerome Peña, Steve Carrillo, Jaime Pedroza, Stephen Landazuri, Rubén Vicente, Rubi Silva, Ethan Chapman, Jonathan Jones, Víctor Espinosa, Juan Carlos Torres, Robert Vásquez, Brad Snyder, Esmailin Caridad y muchos otros más que se quedaron muy lejos de ser verdaderos refuerzos. El manejo del equipo en base a compadrazgos y amiguismos finalmente cobró una factura muy cara, pero como siempre sucede, quienes pagaron fueron los nobles aficionados que muy poco o nada le importaron a los directivos en 2016 y 2017. David Cárdenas Cortés ahora deberá entender que una franquicia de LMB no se maneja igual a una de la Liga Mexicana del Pacífico. Todo indica que los Leones tendrán un trabuco en 2017 y el compromiso del directivo será enorme.

Muy poco tiempo después de comprar la franquicia de Vaqueros Laguna, Erick y Juan José Arellano solicitaron autorización para llevar el equipo a Mazatlán, pero nunca recibieron luz verde; ese simple hecho ya demostraba lo que la afición de La Laguna representaba para los nuevos propietarios, finalmente ese sentimiento contagió a los mandos medios, quienes se dieron vuelo a la hora de hacer movimientos sumamente ventajosos ¿para quién? pero con gran desventaja para lo que debió ser un equipo altamente competitivo. Dos temporadas después, cuando el negocio no resultó lo bueno que se esperaba, es hora de hacerse a un lado, de seguir con la idea de convertir en campeón a Yucatán y obviamente, para eso hay que llevarse lo mejor que le quedaba a Unión Laguna. Ahora a esperar que la franquicia se mantenga en Torreón y que los nuevos propietarios realmente le pongan la atención que merece.

Una nueva versión que toma fuerza, es que la decisión de vender la franquicia se debe a las bajas asistencias (con boleto pagado) que registró este año el Estadio de la Revolución; la afluencia descendió notablemente a raíz del cambio que llevó a Ricky Álvarez, Edgar Osuna y Michael Cleto, a los Leones de Yucatán. Es un caso muy similar al de Pericos de Puebla, en donde el propietario se queja de las bajas asistencias en su parque, sin embargo aquí cabe preguntarse si después de llevarse a Monclova 23 elementos del campeón 2016 ¿esperaba que el público le aplaudiera? Las aficiones de La Laguna, de Puebla y de todas las plazas, tienen sentimientos muy profundos hacia sus equipos y cuando se sienten lastimados es obvio que vendrá una reacción, generalmente la de perder el interés por su equipo y dejar de asistir a los estadios. Entonces como respuesta el directivo gritará a los cuatro vientos que se trata de una mala afición y no merece un equipo.

marzo
febrero
Abril
julio
mayo
junio
Noviembre
Octubre
Septiembre
Agosto
Julio
Junio
Mayo
Abril
Marzo
Febrero
Enero

PatrocPatrocinadores

© 2017 por "El Deportivo".