JOVEN SEGUIDOR DE SARAPEROS, ES UN GRAN EJEMPLO DE VIDA

Jesús Charbel Saucedo Méndez, es un aficionado muy especial de Saraperos, cuenta con 14 años y todos los días juega el partido de su vida, pues hace 5 meses fue diagnosticado con Leucemia Linfoblástica Aguda.

Este joven sarapero cursa el segundo grado de secundaria, le encantan las matemáticas y la materia de ciencias, además de su gusto por el beisbol, deporte que practica desde los 11 años, el pasado martes 19 de marzo, tuvo la oportunidad de convivir con los jugadores de Saraperos de Saltillo, previo al arranque de sus juegos de preparación ante Acereros de Monclova .

El deseo de Jesús Charbel es tener algún título profesional, “quiero estudiar ingeniería para sacarle provecho a mi gusto por las matemáticas, de más niño quería ser científico pero su mami me decía que mejor eligiera otra carrera”, platica.

Jesús Charbel Saucedo Méndez nació el 18 de marzo de 2005 en Monterrey, Nuevo León, tuvo que nacer en tierras regias porque su mami vivía un embarazo de alto riesgo, pero su sangre y su corazón son de Saraperos.

Su familia la integra su padre Antonio Saucedo Herrera, Saltillense y su mami Juana Francisca Méndez Meza, quien nació en Monterrey, pero encontró en la capital coahuilense al compañero de vida. Tienen 3 hijos, María Guadalupe Saucedo Méndez de 16 años, Jesús Charbel de 14 años y Mónica Arlae Saucedo Méndez de 11 años.

Charbel vive en la calle Arroyo Blanco 1803 de la colonia Manantiales del Valle, es un niño que tiene un enorme gusto por las matemáticas, las ciencias y el beisbol, siempre en el cuadro de honor en las escuelas en las que se ha formado, pues sus calificaciones son por encima del 9.5.

Estudio preescolar en el kínder “Andrés S. Viesca”, la primaria en la escuela “Luis Donaldo Colosio” donde durante 3 años fue considerado en el programa municipal “Niño Estrella” por su alto desempeño académico, con una retribución económica de 400 pesos, que le servía a su familia para cubrir anualmente las cuotas escolares.

Actualmente cursa el segundo grado de secundaria en la “Francisco Coss Ramos” de la colonia Santa Fe de Ramos Arizpe, Coahuila, donde el director Ramiro y la profesora Gloria, titular de matemáticas, tuvieron la iniciativa de crear un grupo de whatsapp para encargarle proyectos y que no pierda el año, lo que le dará una calificación cada trimestre.

Su gusto por el Rey de los Deportes lo tomó gracias a que su compañero de primaria Daniel Carbajal lo invitó un buen día para ir a entrenar beisbol con el equipo Guerreros de Ramos Arizpe, eso fue a los 11 años, bajo los entrenamientos del profesor Hugo, “casi siempre era primer bat o sexto y en el campo jugaba la segunda base o el short stop”, platicó.

Su jugador favorito de las Grandes Ligas es José Altuve, “me gusta seguir a este jugador, me acuerdo que lo hacían menos por su estatura, le decían que no cumplía los requisitos y ahora es uno de los mejores jugadores de todo el mundo”.

A los 13 años entrenó con Don Polo en el equipo de Ramos, en Pre-Junior, categoría en la que estaba por dos años, hasta que una mala jugada del destino lo llevó de regreso a Monterrey para que fuera diagnosticado hace 5 meses con Leucemia Linfoblástica Aguda.

Desde ese tiempo ha recibido más de 10 quimioterapias, las más fuertes, por las que lo internan más de una semana en suelo regio han sido hasta ahora dos, ahorita está internado en Monterrey, pero a pesar de todo lo que experimenta en estas situaciones de juego que la vida le plantean, es un jovencito muy fuerte, valiente.

“Todo esto que me está pasando lo tomo como si fuera una experiencia, un reto y que tengo que luchar todos los días para curarme, es como un partido de beisbol donde voy a buscar la victoria con la ayuda de Dios”, reflexionó.

A pesar de que está en su segunda sesión fuerte de quimioterapia, prometió estar listo para que el próximo miércoles 27 de marzo, en que podrá reencontrarse con sus nuevos amigos del equipo de Saraperos de Saltillo, verlos jugar contra los Sultanes de Monterrey en el parque “Daniel Gutiérrez” de Ramos Arizpe y tomarse una foto con su jugador favorito Rainel Rosario.

“El martes que tuve oportunidad de conocerlos antes del juego contra Monclova me firmaron mi guante y me regalaron un pelota que ya me autografiaron, sólo me faltó mi foto y firma de Rainel Rosario, mi jugador favorito, estaba tomándose fotos con unos bebés y no quise interrumpirlo y después ya comenzó el juego, pero el próximo martes se me hará realidad mi sueño de conocerlo, sigo por tele los juegos, me gusta como batea, la fuerza que tiene y su manera de fildear”, finalizó este guerrero coahuilense que seguirá librando con gran actitud, con el respaldo de su familia y el apoyo de su equipo Saraperos de Saltillo, el partido más difícil de su vida.

iiiÁnimo Campeón, eres un gran guerrero, nos vemos muy pronto en el Estadio Madero, para que disfrute de los juegos de tus Saraperos de Saltillo!!!