LA GRAN TRAYECTORIA DEL SALON DE LA FAMA

TIEMPO DEL RECUERDO: Gracias por la invitación para acompañar al ingeniero Francisco Padilla Dávila, director del Salón de la Fama, también estarán en el programa Edgar Quintero y el doctor César Tello. Una producción del recinto de los inmortales para platicar de muchas cosas relacionadas con la historia de este templo, que podrá escucharse y verse en las redes sociales este viernes desde las 7 de la tarde.

Un Salón de la Fama que ahora luce como nunca, una obra plasmada en un edificio de mucha categoría como debe de ser cuando se tiene historia. Por ahora cerrado por las disposiciones de las autoridades sanitarias, junto con cines, teatros, etcétera, deberán permanecer cerrados. Está dentro de la fase dos. Esto nos hace pensar en todo lo que se ha vivido alrededor del recinto.

Muchos años se tuvo un Salón de la Fama mítico, desde que se escogió a los primeros inmortales, aquel año de 1939. Los comunicadores y directivos de la época se reunieron para hacer la primera elección. Sin reglamentos, simplemente se hizo bajo la mirada de quienes los vieron jugar y la personalidad que los apoyaba. Ellos fueron Lucas Juárez, Antonio “Delfín” Lañiza, Julio Molina, Leonardo “Najo” Alanís y Fernando Barradas.

Sin tener todavía un Salón de la Fama como sucedió en 1973, se hicieron otras elecciones en 1964 y otra más en 1971 para llegar a 22 elegidos, pero se respetaron esas decisiones y luego 6 más en 1973 para llegar a 28 inmortales que con la inauguración del Salón todos tuvieron su lugar en el recinto. Fue inolvidable aquel momento, con una gran cantidad de directivos que formaban la LMB y la LMP, aparte de muchos periodistas y una excelente ceremonia bajo la mira de Rafael Domínguez García que fue nombrado el primer Director del Salón de la Fama.

No se olvida ese esfuerzo que luego se empañó un poco cuando la cervecería patrocinadora decidió vender el Salón de la Fama en un cambio de estafeta de la empresa. Pero pudo aclararse y se tuvo un acuerdo satisfactorio, con documentos que avalaban a la ciudad de Monterrey como sede y propiedad del beisbol profesional mexicano. Luego de eso se produjo la búsqueda de un nuevo Salón de la Fama, no fue fácil pero resultó estupendo cuando el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez cedió el terreno en una parte del gran espacio que tiene Fundidora y don Alfredo Harp Helú se comprometió a edificar el Salón de la Fama, lo que fue realmente estupendo. Se le agradece ese esfuerzo y ahí está el Recinto de los Inmortales. Esperamos que la pandemia acabe y volvamos a disfrutar la normalidad de este lugar majestuoso.

Kerlegand99@yahoo.com.mx

marzo
febrero
Abril
julio
mayo
junio
Noviembre
Octubre
Septiembre
Agosto
Julio
Junio
Mayo
Abril
Marzo
Febrero
Enero

PatrocPatrocinadores

© 2017 por "El Deportivo".