EDUARDO VERA HOY DEBUTA CON LOS ACEREROS ANTE SULTANES

Por GASPAR A. LÓPEZ POVEDA

El momento llegó para Eduardo Vera Hernández.

Luego de pertenecer previamente a tres franquicias de la Liga Mexicana, este jueves por fin debutará el lanzador yucateco en el circuito de verano, cuando abra por los Acereros ante los Sultanes de Monterrey, en el tercer choque de la serie, en el Estadio Monclova.


Luego de larga rehabilitación a causa de una “limpieza” en el codo del brazo de lanzar y de cuatro aperturas en Estados Unidos, por fin el timonel de los campeones, Pat Listach, se decidió por Eduardo, que será el noveno yucateco en la LMB en esta campaña y apenas el primero en debutar este año.

Vera acaba de regresar de Estados Unidos donde abrió cuatro encuentros con los Vibes de Rocky Mountain en la Pioneer League, con buen saldo: 1-0, tres partidos sin decisión y 3.26 en carreras limpias.

Eduardo fue firmado para el béisbol profesional por los Leones de Yucatán, que lo vendieron a los Piratas de Pittsburgh, conservando las fieras sus derechos de retorno, que luego cedieron al Águila de Veracruz en 2013 a cambio de José Manuel Orozco.

El Águila se convirtió luego en Tecolotes de los Dos Laredos, equipo que negoció en diciembre de

2019 los derechos de retorno de Vera a los Acereros.

Con Vera ya serán nueve los yucatecos en esta campaña de la LMB. Ya están, los lanzadores Gerardo Gutiérrez, con los Tecolotes de los Dos Laredos; Línder Castro Arjona, con los Rieleros de Aguascalientes; Roberto Espinosa Acea, con los Sultanes de Monterrey; Manuel Flores, con los Piratas de Campeche; Rafael Ordaz, con los Leones, y los jugadores de cuadro Julián Castro Ynurreta, con los Rieleros; Julio Pérez Toledo, con los Bravos de León, y Alejandro Rivero Torres, con los Olmecas de Tabasco.

Vera Hernández, de 27 años de edad, estuvo siete años en las Ligas Menores de Estados Unidos, los seis primeros con los Piratas de Pittsburgh, con una actuación irregular en 2019 con los Indios de Indianápolis, sucursal de Triple A de los Piratas. Casi al final de la campaña de la Liga Internacional, Pittsburgh lo dejó en libertad, pero inmediatamente fue contratado por los Nacionales, que lo enviaron a los Senadores de Harrisburg, su filial de Doble A, donde terminó el verano. Lamentablemente, la cancelación de las Ligas Menores en 2020 a causa de la pandemia le impidió continuar en Estados Unidos.