EL HIJO DEL EX MATADOR COAHUILENSE ARTURO GILIO A PUNTO DE TERMINAR SU CARRERA COMO GRAN NOVILLERO

POR MARIO HERNÁNDEZ SOTO


El coahuilense Arturo Gilio Quintero arrancará en grande el 2022 al lidiar tres importantes festejos consecutivos, luego una encerrona con cuatro astados, en lo que es el inicio de la recta final de su carrera como novillero, ya que tiene planeado tomar la alternativa a finales de año.

Hijo del matador en retiro Arturo Gilio Handam, el joven ha tenido una muy buena trayectoria en la fiesta brava, tanto en México como España, y asegura que el apellido no le da las facultades y el valor para enfrentar al toro, sino su pasión y arduos entrenamientos.

Por lo pronto Arturo tiene una novillada el 22 de enero en Juriquilla, Querétaro, donde el público es muy exigente; luego el día 29 del mismo enero se presentará en León, Guanajuato, otra plaza difícil, y por si fuera poco el 4 de febrero estará en la Plaza México, previo al festejo de aniversario del Coso de Insurgentes.

Tres compromisos consecutivos muy importantes que son el preludio de su despedida de la afición lagunera como novillero, ya que el 19 de febrero tendrá una encerrona con cuatro astados en la Plaza de Toros de Ciudad Lerdo, Durango.

Para cualquier diestro, sea matador o novillero, enfrentar a cuatro astados en una tarde es una prueba de fuego y Arturo lo sabe, por lo que sigue en preparación, pues aparte de técnica y arte se requiere de una gran condición física.

De esta manera sigue la dinastía Gilio, hay que recordar la brillante trayectoria de Arturo padre, el rabo que cortó en la Plaza México y la singular faena que hizo en Nuevo León cuando un toro escapó de la plaza y lo lidió en pleno estacionamiento, hasta someterlo, dejando para la historia taurina esa anécdota. Los retos son grandes pues para Arturo hijo.