RECORDANDO A JAIME ROQUE MARTINEZ DE LOS TIGRES UANL

POR VICTOR MANUEL PEREZ OCAMPO (HEISMAN)


Jaime Roque Martínez (52) LB Auténtico Tigres UANL liga mayor 1973-1977. Si un personaje más emblemático hay en la actualidad en el football americano de aquellos legendarios auténticos Tigres de la UANL bicampeón nacional de la década de los años setenta ese sin duda es el coach Jaime Roque, nacido un 21 de enero de 1955 en la ciudad de Monterrey, N.L. Héroe deportivo de una época que no ha encontrado replicación en la historia de su Universidad.

Asistir a los primeros encuentros en 1968 de la recién organizada Afaim para ver jugar a un amigo de la preadolescencia le motivó a Jaime Roque a ser parte del deporte de las tackleadas y la oportunidad le llegó al integrarse en el equipo juvenil de los diablillos de la Preparatoria No. 1 de la UANL en 1971. Solo un año después ya pertenecía a la categoría intermedia del mismo plantel compitiendo en un sólido circuito que se formó ese año entre equipos de Monterrey y de Saltillo. Una campaña más de categoría intermedia la desarrolló jugando para los Mulos Rojos de la Facultad de Ciencias Químicas en el año del 73.

Jaime estaba listo para encarnar las hazañas que seguramente configuró en su pensamiento, pues nada es dado por casualidad, así que su capacidad de juego llamó la atención de entrenadores universitarios como el mismísimo Cayetano Garza, Mario Curzio, Rafael Lemus, Antonio Estrada y Juan José Flores. Y en 1973 es seleccionado para formar parte de los Tigres de la UANL.

Fue entonces que una generación muy especial de auténticos Tigres proyectó a la UANL –entre 1973 y 1977- en el más grande escenario del football americano en México como lo era la liga mayor colegial. Grandes choques deportivos sostuvieron con los mejores conjuntos del país: las Águilas Blancas, Búhos y Cheyennes del IPN, los Pieles Rojas de Acción Deportiva, los Toros Salvajes de Chapingo, los Cóndores, Águilas Reales y Guerreros Aztecas de la UNAM, los Tecos de la UAG y por supuesto los acérrimos rivales de azul y blanco, los Borregos Salvajes del Tec. De Monterrey.

El carácter de Roque Martínez fuera del campo de juego era el de un joven tranquilo, serio, responsable, muy comprometido con sus estudios; pero una vez puesto el equipo y metido en el campo de práctica o en el emparrillado se transformaba en una auténtica fiera cuyo liderazgo arrastraba entre sus compañeros de unidad, misma que se volvió agresiva e infranqueable al grado de llevar a su equipo invicto durante todo el camino de la campaña 1977, de la cual cabe decir que Jaime Roque fue capitán y uno de los principales jugadores que levantó el trofeo de campeones una noche de noviembre en el estadio universitario de Nuevo León ante las Águilas Blancas del IPN. Con ello cerraba un ciclo que le vio conquistar dos cetros, el de la campaña en cuestión y el de 1974 que compartieron con los Borregos del ITESM.

Fue considerado en su último año de elegibilidad como selección ideal nacional y pronto las líneas laterales de los emparrillados de la UANL y diversas partes del país ganaron a uno de los coaches más avezados, estudiosos e influyentes que ha tenido la institución norteña pues en todos los niveles ha vertido sus conocimientos. Los grandes equipos son sin duda el reflejo de sus mentores y es por ello que en 2009, 2011, 2012 y 2015 al lado de su compañero y gran amigo Pedro Morales llevaron al título de la liga mayor a los Tigres en la Onefa.

Además del fecundo trabajo que entregó a la Autónoma de Nuevo León el Ingeniero industrial administrador Jaime Roque Martínez es propietario de un laboratorio de análisis industrial, un ser humano al que multitud de generaciones le admiran y respetan por haberles ayudado en su formación; así como un abuelo que hoy disfruta plenamente a sus nietos.