RECORDANDO AL "CHENTE" SERGIO OLVERA DE LOS 80s.

POR VICTOR MANUEL PEREZ OCAMPO (HESIMAN)



Sergio Olvera (G) Daneses ochenta Anécdota de vida

Sergio Olvera López (GO) Daneses del Ateneo Fuente. “El Chente” bajo ese apodo el hoy ingeniero civil Sergio Olvera era conocido en el football americano rojiblanco entre 1978 y 1980. Esto se debía al gran parecido con el cantante de ranchero en esa época. Pero amén del parecido con el artista nacional Sergio Olvera era un eficiente guardia ofensivo del equipo ateneísta que con sus bloqueos colaboró al prestigio danés en la liga de preparatorias de la UANL. Como anécdota de vida les contaré que en un viaje que realicé a la Cd. De Piedras Negras, Coahuila posiblemente por los años 2008 a 2010 y tras los trabajos realizados con la gente del club deportivo que visitamos por la noche se llevó a cabo una carnita asada en un ambiente realmente relajado y festivo entre los hombres del club predominando los coaches y algunos padres de familia. Ya entrada la media noche se hacían los pequeños grupos de personas tanto en mesas como a pie y ahí estábamos compartiendo con unos cuatro nuevos amigos, platicando parados con nuestros respectivos vasos. A un lado estaba otro grupo similar, pero de invitados de los invitados y uno de ellos a quien nadie del club conocía se acercó hasta donde estábamos, era un tipo poco más bajo que yo, con su tejana, sus botas vaqueras, mezclilla y chamarra de borrega, ancho de espaldas, mal encarado y se paró frente a mí. Muy al estilo de los norteños: francotes, derechos y serio de a madre me dijo: “¡oiga compa!, ¿no se acuerda de mí?” Sonó a reclamo y la gente quedó a la expectativa. Casi nadie de los que estaba ahí lo conocía por lo que pensaron que correría sangre al río y más cuando escucharon los presentes: “¡Pos solo que seas Chente Fernández cab...!” Los presentes no sabían si reír o esperar la respuesta de enojo del susodicho quien realmente tenía un fuerte parecido al apodo que pensaban se le acababa de aplicar. Pero todo se desvaneció cuando una enorme sonrisa se dibujó en el rostro de Sergio Olvera a quien tenía 30 años de no ver desde el lejano 1980. Y un fuerte abrazo selló el gusto de encontrar en lejanas tierras y cuando menos lo esperas con quien compartiste la práctica del football en otro tiempo y en otro espacio y como siempre fraternizando para toda la vida.

marzo
febrero
Abril
julio
mayo
junio
Noviembre
Octubre
Septiembre
Agosto
Julio
Junio
Mayo
Abril
Marzo
Febrero
Enero