TRISTE Y LAMENTABLE FALLECIMIENTO DE JUAN MARTINEZ IBARRA

POR VICTOR MANUEL PEREZ OCAMPO (HEISMAN)


Juan Manuel Martínez Ibarra.

Este día la pandemia de Covid 19 cobró la vida del Ing. Juan Manuel Martínez Ibarra en Cd. Victoria Tamaulipas donde estableció su residencia desde hace muchos años, casi al concluir sus estudios en la Facultad de Ingeniería Civil de la UAC a mediados de la década de los años ochenta.

Juan Manuel nació en Saltillo hace seis décadas y en su adolescencia ingresó a estudiar en el Ateneo Fuente. Entre ese universo estudiantil en el que destacar en algunas de las actividades predominantes de la preparatoria era y sigue siendo el anhelo de muchos jóvenes. Juan Manuel, un espigado muchacho de cabello rizado, sonrisa amplia que exponía a la menor provocación, contrastando la blancura de sus dientes con su piel morena, tenía la energía de quien desea con todo su ser integrarse al equipo Danés de football en la posición de quarterback en una campaña en que 11 de ellos disputaban por lo menos ser parte del equipo que dirigía Jorge Castro en 1977 dentro de la liga juvenil de preparatorias en la UANL. Él lo logró.

Su peculiar manera de introducirse al hall de la ofensiva por un costado del círculo, colocando una rodilla en el suelo en ángulo de 90 grados, pero estirando en demasía la otra pierna hacia atrás e introducirse estirando de manera inclinada hacia adelante su tronco y levantando la cabeza para mirar a sus jugadores le hacían semejar a una iguana. Así que los compañeros que en el equipo “bautizaban” a los novatos no tardaron en ponerle el sobrenombre de: “La Iguana” que le acompañaría en toda su carrera deportiva que iniciaba precisamente en el equipo rojiblanco, pero que tuvo sus mejores años y consolidación como un gran atleta en la liga intermedia –ya en los 80s- dentro del equipo Castores de Ing. Civil donde fue un receptor que trascendió colaborando de manera determinante a obtener campeonatos a su escuadra, esa que se ganó el mote de “equipo de la década”.

Su gran momento, el que recuerdan sus compañeros de generación de la Fac. de Ingeniería, fue la recepción a una mano que, en una cuarta oportunidad, realizó ante los Burros Pardos del Tec. Saltillo dejando el balón en primero y gol, preparando la escena para la anotación que dio la vuelta al marcador y el título de campeones a los Castores en la temporada de 1983.

Su vida pues además de ser intensa, alegre, productiva como un excelente padre de familia e ingeniero en la SCT de Cd. Victoria llegó a su fin extinguiéndose en medio de ésta tragedia que vive el mundo entero. Lamento bastante el deceso del compañero de equipo en el Ateneo y en Ingeniería Civil, y desde aquí enviamos nuestras condolencias a su familia y a sus amigos. Que Dios les otorgue el consuelo necesario y a él lo reciba en su santa gloria.


marzo
febrero
Abril
julio
mayo
junio
Noviembre
Octubre
Septiembre
Agosto
Julio
Junio
Mayo
Abril
Marzo
Febrero
Enero